19 dic. 2012

Una perla cerca del puerto


Hace 70 años, en un remate judicial, el Pastor Bååthe adquiría los terrenos donde se construiría la Iglesia Sueca y la Fundación Johnson, destinada a hogar de marineros Suecos. En la actualidad la imponente construcción de Av. Juan de Garay y Azopardo, permanece intacta ante la mirada de los ocasionales transeúntes, que en su mayoría al ver las paredes de ladrillos, los frisos de barcos y portones de madera labrados, se preguntaran que albergaran en su interior.
Pero la historia de los lazos con los suecos comienza mucho antes, si queremos internarnos en la historia de nuestro país, podemos descubrir que el 9 de Julio de 1816 en el Congreso de Tucumán, entre los participantes se encontraba un único extranjero, éste era un oficial sueco de nombre Johan Adam Graaner. Nadie puede decir con seguridad cómo llegó Graaner a formar parte de dicho Congreso, aunque una de las teorías es que estaba allí para sondear la posibilidad de que el rey sueco Karl XIV Johan fuese rey de la Argentina.
Desde ese episodio otros tantos llegaron a nuestro país, algunos ex militares como es el caso de Johan Ahrengren, una calle en Parque Centenario que lleva su nombre, que arribo en 1819 y lucho junto al Gral. Paz para el ejercito Argentino, muriendo en 1931 en el campo de Batalla.
Para 1900 era mas común ver llegar los barcos de bandera Sueca, tanto así que uno de ellos fue protagonista al azar, de designar los colores que hasta el día de hoy usa en su camiseta el club Boca Junios, arribar a Puerto Madero y no a al barrio de La Boca como muchos creen.
En 1918 se funda la Congregación Sueca, a pesar de no tener sede, las actividades eclesiásticas se desarrollaban en casas particulares del barrio de San Telmo y en capillas prestadas. El pastor Luterano Efraim Ceder era el encargado de coordinar a la comunidad y ser nexo con el Obispado de su país, el cual en 1919 aceptaría la adhesión de la sede de Argentina y accedería a enviar un pastor sueco remunerado a cambio que se construyera una casa para él y para la atención de los marineros que llegaran a la ciudad.
El primer Pastor enviado fue Rudolf Mùnther, el cual se horrorizaría de las películas suecas exhibidas en Argentina, porque consideraba que las escenas de alcoholismo y violencia harían pensar al público Argentino que el pueblo sueco carecía de moral, sin embargo las películas basadas en obras de la escritora Selma Lagerlóf, fueron recibidas con gran aceptación y excelentes criticas.
En 1927 su sucesor  el pastor Wahlberg,  luego de enviudar resuelve abandonar el país, debido a la crisis financiera el Obispado decide suspender las actividades en Buenos Aires, pero un desentendimiento en las directivas provoca que envíen a un joven soltero y recién ordenado Pastor,  su nombre Nils Bååthe, el hombre que cambiaria la historia de la comunidad.
Entre 1920 y 1930 se brindaron servicios en una casa ubicada en Belgrano 426, en ese mismo lugar 100 años antes, habría nacido Manuel Belgrano.
Posteriormente en los años comprendidos entre 1934 y 1943, la congregación adquirió una casa de dos pisos ubicada en Defensa 1155, si bien la casa les era funcional, una enorme palmera ocupaba el centro del patio, ésta les incomodaba a la hora de realizar los bailes tradicionales de la fiesta del solsticio de verano.
Durante la Guerra, la Iglesia se convirtió en un importante lugar de refugio y encuentro para los marineros suecos, entre las actividades que realizaban estaban los partidos de futbol entre tripulaciones, la lectura de periódicos, revistas y literatura nórdica, las lecciones de castellano,  las excursiones al zoológico para ver las llamas, a la Recoleta, La Plata y Lujan. También iban junto con el pastor a San Isidro para bañarse en las aguas del río de la plata, pero esta ultima actividad se vio opacada cuando oficiales a caballo arrestaron a la delegación que marchó en procesión a la comisaría mas cercana, acusada de actitudes escandalosas e indecentes, los marineros tal como lo hacían en su país, se quitaron la ropa y procedieron a bañarse totalmente desnudos…
Corría 1942 y Bååthe necesitaba dinero para una nueva casa e iglesia propia, fue cuando se le ocurrió usar sus influencias para llegar a oídos del Rey Gustav V, el plan resulto y en pocos días recibió un telegrama informando que a su disposición estaba una importante suma de dinero en carácter de donación para su causa.
A pesar del regalo la suma no alcanzaba, en diciembre los Alemanes habían derivado 5 barcos que contaban con salvoconductos para navegación, esto causo que el intercambio entre Suecia y Argentina disminuyera, pero la cantidad de marinos en la ciudad era grande, ya que 7 barcos permanecían anclados en el puerto Porteño. Una semana antes de navidad, el director de la empresa SKF decide donar 25.000 pesos, días después a la iniciativa se sumo la firma Ericsson aportando la misma suma. Horas antes de la noche buena, se realizo un remate de tierras a precios muy razonables, entre ellas las comprendidas en Azopardo Y Garay, la sucesión de hechos fue bautizada por Bååthe como “El regalo Terrenal Navideño”.
El 28 de mayo de 1944, día de Pentecostés, y tras ser aprobados los planos realizados por un arquitecto Suizo de nombre Edmundo Klein, se coloco la piedra fundamental.
A la ceremonia asistieron 300 personas, en el lugar se enterró un estuche que contenía un ejemplar del diario “La Prensa” y uno de “La Nación”, una colección de publicaciones de la Iglesia Sueca, un conjunto de planos de la iglesia, monedas suecas y Argentinas y un pergamino que rezaba: “Esta piedra fundamental es colocada hoy, luego de 4 años y 9 meses de iniciada la Segunda Guerra Mundial. En todo el mundo resuenan los truenos de guerra. Nosotros, que construimos esta iglesia, queremos expresar nuestro profundo agradecimiento a Dios nuestro Señor Todopoderoso, que misericordiosamente ha preservado y protegido del azote de la guerra al país de nuestros padres, Suecia, y también al país cuya hospitalidad disfrutamos, La Argentina. Que dios nos bendiga! “
En mayo de 1945 la iglesia estaba terminada, el entusiasmo de la gente era tal que hacían llegar donaciones constantemente para su decoración. El cuadro del altar fue pintado sobre una gran tela en Estocolmo, la técnica utilizada le da la apariencia de un mural. El pulpito vino de Suecia, diseñado y construido por Erik Lundberg, uno de los más prestigiosos y reconocidos arquitectos de Iglesias de ese país.
El órgano es creación de Santiago Poggi, un artesano local tercera generación de Luthiers, la empresa Boffors S.A. pago el instrumento, y dono una corona nupcial de plata con incrustaciones de zafiros. El cónsul Gral Fritz Brander aporto un facsímil de la Biblia de Gustav Vasa impresa en 1540.
Jorge Beristayn quien fuera pintor, músico, campeón de esgrima y Director del Teatro Colon, estaciono su auto frente a la recién construida iglesia y fue tal su impresión, que ofreció donar los enormes vitreaux, creados por el mismo, que adornan los ventanales. En ellos se representan escenas del nuevo y viejo testamento y personalidades de la historia del cristianismo en Suecia.
En 1978 Daisy Mellberg dono la campana, que a falta de campanario se encuentra en una de las entradas laterales de la iglesia. Daisy buscaba un regalo original para su esposo Gunnar, un capitán retirado, al pasar por un negocio de de artículos náuticos, ve la hermosa campana donde podía leerse la frase “Si Brodin 1944”, este había sido el primer barco que su esposo tripulo en carácter de comandante, el barco hacia años había sido vendido a una empresa Brasilera y posteriormente encallo en las playas de Necochea, alguien con el tiempo recogió los objetos en el interior del barco y los vendió, sorprendida por el hallazgo, pensó que nada seria mas apropiado para una iglesia de marineros que la campana de un barco.
Cada tanto los vecinos de San Telmo escuchar replicar la campana, si bien la iglesia ya no tiene pastor fijo, y el hogar de marineros esta alquilado a empresas de origen Sueco que lo usan de oficinas, la comunidad sigue utilizando las instalaciones para eventos culturales, sociales y religiosos. Su amplio salón con muebles de madera traídos de las tierras nórdicas y engalanado con una gran foto de los reyes y su jardín enarbolado, desde donde puede verse la cúpula de la iglesia, están abiertos a quien quiera participar de sus actividades.
No hay mejor denominación para tan bello e histórico lugar como la que le darían sus miembros “PÄRLAN VID HAMNEN”, “UNA PERLA CERCA DEL PUERTO”.

Video Filmado en 1947 por Lennart Bernadotte, hijo del Principe Wilheim

Agradecimientos: Eva, Karin y la gente de la Iglesia Sueca por brindarme informacion

No hay comentarios:

Publicar un comentario