10 feb. 2012

El payaso puteador


Generalmente hay una mística especial en torno de los payasos, estos, siempre fueron objetos de admiración y de odio, de risas y de llantos,  de felicidad y de pánico. Quien no conoce a alguien que deteste a los Payasos, acaso nunca vio a un niño llorar a moco tendido ante la presencia de estos personajes? Son la inspiración para innumerable cantidad de libros, películas, obras de teatro, cuadros… y claro está, esta humilde narradora no podía ser  menos….
Corrían los años 90 y el destino me había ubicado tras el mostrador de un local en el barrio de Colegiales, mas precisamente en Av. El Cano y Conde, por ser avenida el paso de peatones a determinadas horas del día es populoso y variopinto… claro está que no todas las personas que pasan son “normales” y que cada tanto surge de la nada algún singular transeúnte,   este es el caso del payaso puteador.
Alrededor de las 10 de la mañana se empezaba a escuchar a lo lejos la voz del viejo payaso, rondaría los 70 años y era de contextura robusta, con un maquillaje desprolijo y la característica nariz colorada. Su atuendo era clásico: peluca rubia de nylon avejentada y desprolija, pseudo Bombin plástico o gorra colorida de tela según el día, camisa ancha, saco enorme y harapiento con una “flor tira agua” en su ojal, las inigualables chalupas de payaso con suela gastada por el arrastrar de los pies, y un Pantalón Gigantesco que apenas podía ocultar un obvio y enorme problema en la próstata que provocaba en el payaso un andar muy peculiar.
Nuestro personaje se paraba en la puerta de los locales y con un micrófono plástico de juguete que por medio de pilas amplificaba la voz, vociferaba improvisadamente el nombre y las características del lugar seleccionado al azar y a cambio de este servicio (que el comerciante no había contratado ni pedido) solicitaba de manera poco cordial mercadería de bajo costo a cambio de la publicidad realizada. En el caso de los Kioscos de golosinas el objeto de su pedido eran “caramelos para los chicos”, si  el comerciante no quería darle (la visita era diaria) en lugar de utilizar su micrófono para promocionar el lugar, lo usaba para emitir epítetos contra el comercio, su dueño y sus empleados, demás esta decir que la mayoría optaba por elegir el menor de los males.
Una vez armado de su botín, el payaso extorsionador sorprendía a los niños que pasaban por el lugar y con voz ronca mientas producía movimientos bruscos, sacaba de una bolsa plástica parte de  lo obtenido y se lo ofrecía a cambio de una sonrisa, que en la mayoría de las veces se convertía en cara de susto con posterior ataque de llanto. Luego seguía su camino refunfuñando en voz baja, hasta llegar al próximo local donde se repetía el patrón, hasta perderse por la avenida camino a Cabildo.
A veces cuando no se lo veía por largo tiempo, y justo cuando alguien decía “hace mucho que no se ve al payaso puteador”  llegaba como un aparecido  arrojando papel picado o volantes de propaganda,  sonaba la dulce voz de una madre diciendo a su hijo, - mira al payaso , y como respuesta un  sonoro e interminable Buahhhhhhhhhhh. 

6 comentarios:

  1. No conocía al personaje, qué peligro! De características similares, hay un vendedor pelado que sube al 63 a vender unas dudosas "Parquer floating ból", que, no sólo habla hasta por el ojete, sino que te amenaza con la "dictadura de la buena onda" (una especie de Portal bardero). Y no hay escape: cada vez que me ve con el mp3 andando, grita "la gente se enchufa y no quiere escuchar al otro. Así es nuestra sociedad!". Uno de estos días...
    Muy buena la nota: Que se repitan!!!

    ResponderEliminar
  2. Hector Muñiz11/2/12 18:41

    Es una historia triste, como todo payaso,muy pocas veces lo vi (quizas por mi horario de trabajo) pero realmente daba pena.
    Kari es la primara vez que leo una nota tuya, te envidsio por poder escribir yo podria contar montones de cosas, pero solo este comentario me llevo un toco de tiempo..
    Un beso Kari...ya no fumo mas pero recuerdo nuestras charlas...
    PD: Ya puse ahora este blog entre los FAVORITOS

    ResponderEliminar
  3. Patricio: Podes creer que lo conozco! en una época se subía al 80 y realmente daba miedito, ese si era un puteador y hasta agresivo, lo vi mas de una vez revolearle cosas a la gente...

    Hector: Gracias por tus palabras, todavía tengo en el tintero un montón de historias mas de Colegiales, que iré publicando de a poco.

    ResponderEliminar
  4. jaja la verdad no me acordaba de esto, pero ahora que lo leo sí me vino a la cabeza. igual no me acuerdo con tanto detalle, lo debo haber visto un par de veces y por suerte nunca tocó el timbre para pedir nada a cambio de "su publicidad" y si nos estuvo puteando con el megáfono de juguete jamás nos enteramos, jajajaja ¡vaaaaya con el circo a otra parte! ;)

    ResponderEliminar
  5. Martin, eso porque en el 1° piso estabas a salvo!!!! y generalmente pasaba de mañana tipo a las 10 (de madrugada) jajja. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  6. Sí, sí obviamente, ahí arriba no te enterabas de nada de lo q pasaba en la calle, pero alguna q otra vez lo ví por ahí, en la puerta de ustedes o en la cuadra. y pudo haber sido de mañana, en esa época a veces madrugaba jajaja

    ResponderEliminar