26 ene. 2012

La Maldonado


En la actualidad, mucho se habla sobre los mitos de Buenos Aires, historias de fantasmas, de espantos, de héroes y de personajes de fabulas, como era de esperarse, Villa Crespo no podía quedar afuera de las fantásticas fabulas mitológicas de la ciudad.
Entre las Historias del Barrio, se encuentra la de “La Maldonado”, tal vez la mas antigua de todas las historias, ya que se remonta a 1536.

Cuenta la historia, que cuando Pedro de Mendoza fundo Buenos Aires, la pequeña ciudad tendría que ser resguardada del ataque de los aborígenes, por lo que fue cercada y no solo nadie podía entrar, sino que estaba prohibido salir…
Allí Vivía “La Maldonado” una Joven Española que ante la falta inminente de alimentos en la ciudad y la negación a perecer por las pestes decide escapar en busca de otra suerte. Camino varios días, hasta que finalmente al costado de un arroyo decide adentrarse en una cueva en busca de descanso y resguardo.
Allí por el hambre y el cansancio se desmaya y al recobrar el conocimiento, advierte junto a ella a un puma con un trozo de carne entre sus fauces, la bestia la arroja a los pies de ella a manera de ofrenda, la Maldonado la devora sin más. Luego de este hecho y permaneciendo a resguardo escucha un rugido desgarrador emanado por el puma. Llena de valentía, se acerca al animal y advierte que el mismo es una hembra a punto de parir, sin dudarlo la asiste en el parto de dos cachorros saludables.
En torno a este vínculo, decide quedarse en las inmediaciones de la cueva, los aborígenes del lugar notan su presencia, pero en lugar de atacarla, la mujer que no le teme a las fieras, es materia de admiración y respeto.
Luego de un tiempo, y mientras recorría sola las inmediaciones de la cueva, es apresada por soldados españoles, ante el mismo Pedro De Mendoza es enjuiciada por haber abandonado la ciudad, y condenada a perecer  atada en un tronco despojada de sus vestiduras, a la suerte del  acecho de las bestia salvajes que habitan en el lugar,  es así como la abandonan a la vera de un arroyo.
Tres días Mas tarde Los soldados van a retirar el cuerpo, pero para su sorpresa encuentran a la Maldonado viva, atada en el tronco y custodiada por un puma y sus dos crías que le dan calor a su cuerpo despojado de ropas, Intentan ahuyentarlos, pero solo lo logran disparando al aire.
Es llevada inmediatamente ante De Mendoza, quien sorprendido por los hechos, le concede  la absolución y es dejada en libertad.
Desde ese día el arroyo fue bautizado con el nombre de Maldonado, y corrió a la vista de los pobladores hasta el año 1929, donde comienzan las obras de excavación para su posterior entubamiento. Muchas otras historias fueron narradas en torno al Maldonado y el barrio de villa crespo, pero de eso nos ocuparemos en el próximo encuentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario